Anterior   ||   Siguiente

San Antonio María Claret

Fiesta: 24 de octubre

Información biográfica
Fecha de
Nacimiento
23 de diciembre de 1807
Lugar de
Nacimiento
Sallent, Barcelona, España
Fecha de
Fallecimiento
24 de octubre de 1870
Lugar de
Fallecimiento
Narbona, Francia
Fundaciones Misioneros Hijos del Inmaculado Corazón de María

Congregación de las Religiosas de María Inmaculada Misioneras Claretianas
Beatificación
Fecha 25 de febrero de 1934
Papa Pío XI
Canonización
Fecha 07 de mayo de 1950
Papa Papa Pío XII

Vida

Antonio María Claret nace el 23 de diciembre de 1807 en Sallent (Barcelona). Durante su juventud vive un proceso personal que reproduce, en parte, los complicados avatares de su tiempo. Acabada la escuela, trabaja como obrero en el taller textil de su padre y, más tarde, como estudiante perito en Barcelona. En estos años, pasado el intenso fervor religioso de la infancia, Antonio siente simultáneamente la atracción del progreso y la llamada del evangelio. A los veintiuno creer ver su camino en la Cartuja, pero los acontecimientos lo orientan hacia el seminario de Vic. El 13 de junio de 1835 es ordenado sacerdote. Se cumple así su deseo presentido desde niño, cuando deseaba entregar su vida para la salvación de los pecadores.

Desde este momento, se dedica -a diferencia del clero de su tiempo- al anuncio de la Palabra. Siempre desde su celo apostólico intenso y desde la pobreza. Después de un viaje a Roma (1839) para ofrecerse como voluntario a Propaganda FIDE, misiona durante nueve años los pueblos de Cataluña y Canarias. En 1849 es nombrado Arzobispo de Cuba. Desde 1851 a 1857 desarrolla en la isla una incansable acción pastoral, hasta que la Reina Isabel II lo nombra su confesor. En Madrid compagina los deberes de su cargo con un apostolado intenso, a través, sobre todo, de la predicación y la prensa. Participa en el Concilio Vaticano Iº. Perseguido y calumniado por los que veían en él un intrigante político, se le niega el ingreso en España cuando regresaba del Concilio y muere en el monasterio cisterciense de Fontfroide (Francia) el 24 de octubre de 1870. Pío XII lo declara santo el 7 de mayo de 1950.

Por su profundo sentido eclesial y su celo misionero, por su filial amor a María y a la Eucaristía, por su intuición para descubrir lo más urgente, oportuno y eficaz en la tarea evangelizadora, Claret representa un estímulo para todos los que han recibido el encargo de anunciar el evangelio. A lo largo de toda su vida, Claret fue un misionero apostólico. Su proyecto fue el de anunciar el Evangelio poniéndose al servicio de la Iglesia Universal. Dicho proyecto le llevó a dar protagonismo a los seglares y a fundar instituciones que han continuado su espíritu en el tiempo. De entre ellas, cuatro constituyen la Familia Claretiana. Dos cuajaron durante la vida del santo y otras dos después de muerto. Los Misioneros Hijos del Inmaculado Corazón de María -Misioneros Claretianos- (1849), las Religiosas de María Inmaculada (1855), el instituto secular Filiación Cordimariana (1943) y el movimiento laical Seglares Claretianos (1979)

 

 

Av. Dos #64 Col. San Pedro de los Pinos Del. Benito Juárez C.P. 03800 Tel. (55) 1054-1085 | (55) 1054-1086

© Copyright 2021. Todos los derechos reservados.
Proyecto realizado por